A Contra Corriente

…de todo lo que fue y lo que será

Remesas vs Inversión Extrajera Directa: ¿sustitutos perfectos? escrito hace unos años publicado hoy…no pregunten por qué

El proceso de globalización que se vive hoy día ha dinamizado el sistema económico mundial impactando en ciertas variables o estrategias económicas. En este sentido, la Inversión Extrajera Directa (IED) ha sido un factor determinante en algunas economías y se ha convertido en una parte fundamental de todo el sistema económico internacional, cada día más abierto e interdependiente. Así la IED se considera como una vía para el desarrollo de las zonas en donde se implementa. De la misma forma, el fenómeno migratorio es otro factor que caracteriza la movilidad económica actual de muchos países y al igual que la IED, las remesas que los migrantes envían a sus países de origen se llegan a considerar un ingreso importante en materia de desarrollo para los países receptores.  No obstante esta percepción puede llegar a ser errónea. En este tenor, trataré de explicar el concepto de Inversión Extranjera Directa y su impacto en México actualmente; así como el de las remesas. Haré una comparación entre ambas para poder concluir si realmente pueden considerarse como sustitutos perfectos, o sustitutos en el mejor de los casos.

 

La IED ocurre cuando una firma invierte directamente en medios para producir y/o comercializar un producto (Charles W.L. Hill, 2005, 204) en un país extranjero con el propósito de que las partes involucradas obtengan beneficios. Sin embargo, los beneficios de este tipo de inversión no se generan automáticamente ni se distribuyen de manera correcta entre y dentro de los países. 

 

Componentes como la liberalización y apertura de fronteras que generen un contexto “accesible, competitivo, eficiente y transparente para la inversión, así como una infraestructura física, institucional y de mano de obra de calidad”, son indispensables tanto para atraer IED como para obtener los mayores beneficios de la misma. Estos beneficios van desde desarrollos tecnológicos y de conocimientos, una mayor integración al comercio internacional, un impulso para la creación de un ambiente de negocios competitivo entre otros factores. Todo ello tiende a contribuir, en el mediano y largo plazos, en el crecimiento y posteriormente un desarrollo económico.

 

En México, la caída de IED en lo que va de 2008 representó 36% lo que prevé una captación de 20 mil millones de dólares de las mismas después de haber tenido un incremento de más del 20% en 2007 con relación a 2006. Esto se puede explicar, en parte, por la falta de competitividad que está presentando el país con relación a países como China o Brasil. México no ha logrado reformas adecuadas para mantenerse en el dinamismo económico mundial y mucho menos ha podido lidiar de manera satisfactoria con factores exógenos como la desaceleración económica de Estados Unidos. Asimismo, es interesante plantearse la falta de reformas en el país sobre todo cuando, también hasta este año, las remesas que venían del extranjero año con año iban en aumento. Es decir, cabe la posibilidad de que el desarrollo de buenas políticas para la atracción de inversión, muchas veces se vieron como necesarias pero no indispensables.

 

Es uno de los países más importantes a nivel mundial en materia de migración, ya que presenta tres tipos distintos de este fenómeno: es un país con fuerte migración interna del campo a la ciudad presente desde hace décadas; es un país expulsor, con cerca de 400, 000 personas al año; es un país receptor de migrantes centroamericanos mismos que, por lo general, sólo cruzan por México para llegar a Estados Unidos. No obstante, este laboratorio que representa México para los estudiosos en el tema, no es la única importancia que le confiere este fenómeno. Las remesas representan el segundo ingreso más importante para el país con un monto de 23 mil 979 millones de dólares, sólo después de las ganancias petroleras. Esta situación puede ser un arma de doble filo.

 

En este sentido, los familiares de migrantes que reciben remesas tienden a participar menos en el mercado de trabajo y reemplazan los ingresos que los migrantes hubieran podido conseguir en su país de origen, si se les diera la oportunidad. Así, las remesas pueden verse como un apoyo a la disminución de la pobreza y una vía de soporte para el desarrollo del país, sin embargo, aunque esto puede resultar cierto, el impacto es modesto. La gran mayoría de los receptores de remesas no invierten ese ingreso, sino que lo gastan en bienes de consumo y algunos servicios. Por otro lado, el Banco Mundial afirma que el impacto de las remesas “si es estadísticamente significativo aunque económicamente no lo es tanto: un aumento en las remesas de un 1% del PIB tiende a aumentar la tasa de crecimiento del PIB en entre 0.1 y 0.2 puntos porcentuales”.

 

De esta manera, el impacto que puedan tener las remesas en materia de reducción de la pobreza y del crecimiento económico, no pueden sustituir políticas económicas adecuadas que incentiven entre otras cosas, la IED. Asimismo, tampoco es prudente creer que las remesas sean un posible sustituto a la falta de este tipo de inversión. Aunque sean una fuente de ingreso muy fuerte también es necesario plantearse que esa fuente existe por la mala calidad de vida que tiene casi la mitad de la población del país.

 

¿Y bien, es una buena comparación no?, ¿será que el gobierno tan le da su lugar a los migrantes que se enorgullece que sean ellos quienes aportan uno de los mayores ingresos al país?, ¿los considerará inversionistas sui géneris muy pero muy respetables? Es posible!!!

Partida en dos

En múltiples ocasiones de la vida me he sentido impotente y poco realista ante mi limitación de ser humano mortal y ordinario. De vez en cuando me voy…más allá de las utopías, de lo queme hace caminar todos los días. Llego a un punto entre la realidad y la ficción de mis pensamientos y me quedo un ratito…a veces no tan corto y disfruto tanto devorar libros en segundos, tomar agua sin parar, hablar y entenderme con cualquier ser vivo del planeta conocer de ellos…hasta mi imagino como piensan y que dicen, me imagino que me escuchan y muchas veces argumentan todo lo posible en contra de lo que digo…en otras me apoyan. Me imagino corriendo por todo el continente sin parar, sin poder hacerlo…de repente no sé a donde voy y entonces regreso, me siento y me concentro en lo que me propuse terminar hoy.

Así somos!!

Su grandeza, su forma asimétrica o simétrica, perfecta en ocasiones. Tal vez por su presencia o majestuosidad; por su fortaleza y su manera de recibir los cambios inevitables de la naturaleza; por su forma de adaptarse y por su vida eterna comparada con la nuestra. Así son los árboles, majestuosos.

Así nos percibo, siempre nosotros a pesar del clima o las estaciones del año; a pesar de los años siempre fuertes, siempre asimétricos…siempre uno.

La miopía perenne de las autoridades

Boletín_de_prensa_299413

Mientras las denuncias penales contra extorsionadores de migrantes y protectores de sus derechos humanos no avanzan, bastó con soltar a tres acusados que de viva voz, sin pruebas ni fundamento, denunciaron a Fray Tomás, encargado de La 72 Hogar-Refugio para migrantes, quien de manera inmediata tuvo que ir a comparecer al MP.

¿Elecciones sui géneris?

Antes de del 1 de julio parecía que estas elecciones serían sui géneris por todo lo acontecido los meses anteriores. Sin irnos tan atrás, pero sin quitarles importancia a las marchas ciudadanas contra la violencia: la marcha del silencio, la encabezada por Sicilia, el despertar de los jóvenes con Yo soy 132 y lo incluyente que resultó este grupo por los temas transversales que promovían fue un factor que dio esperanza a mucha gente, no tanto en los resultados del proceso electoral, sino en él mismo. Tanta información, tantas estrategias de difusión que se construyeron, generaron certeza de que este proceso electoral sería más observado que en otras ocasiones. Y así fue, pero lamentablemente en lugar de inhibir a ratones locos, mapaches y demás estrategias de compra de votos y fraude electoral la organización de observadores ciudadanos sirvió para documentar una elección plagada de vicios. Aquí la cuestión no es aceptar una derrota flagrante por la gran ventaja entre el primero y el segundo, aquí lo que interesa es hacer valer nuestro derecho de ciudadanos a cuestionar un proceso sucio, incluso si hubiera sido UN solo voto el cuestionado.

La tercera ley de Newton

A toda acción siempre corresponde una reacción de la misma intensidad pero en sentidos contrarios!!!: Tercera ley de Newton…al margen les comento lo siguiente para introducir una reflexión personal que hecha de esta forma tal vez no resulta banal para el público feisbukero profundo!!!
Las Leyes de Newton, también conocidas como Leyes del movimiento de Newton, son tres principios a partir de los cuales se explican la mayor parte de los problemas planteados por la dinámica, en particular, aquellos relativos al movimiento de los cuerpos.
Tal vez algunos con razón puedan decir que la analogía es absurda; sin embargo, en este momento a mi me hizo mucho sentido:
[…] principios a partir de los cuales se explican la mayor parte de los problemas planteados por la dinámica y termina diciendo: […] en particular (es decir no únicamente) aquellos relativos al movimiento de los cuerpos.
Pues me permití considerar que todos los demás (en general) problemas podrían incluir los problemas en la dinámica de las relaciones humanas. Creo que en este caso la situación se complica porque la intensidad que una persona detecta en si misma muy probablemente no es la misma que detecta en cualquier otra, además no tiene forma de comprobarlo, así que o se queda con su percepción de persona intensa contra personas insensibles o reanuda la dinámica, establece otro contacto y espera la reacción.
En este contexto también es difícil definir una reacción positiva y una negativa según la interpretación de cada persona. Pero hay acciones que por lo general se podrán catalogar en el entendido social como positivas o como negativas, por ejemplo: un abrazo es una acción positiva y la reacción será positiva también; una sonrisa es una acción positiva y recibirá otra en sentido contrario positiva también, la intensidad sigue sin nivelación y homologación.
Pero todo esto ha sido en un contexto en donde no hay ciertas normas de convivencia establecidas, es decir, únicamente hablamos de las relaciones entre personas sin encajonarlos en un ambiente de escuela, terapia, trabajo, en donde, debido a que existe una interacción dentro de un espacio público común, responsabilidades comunes o actividades con necesariamente resultados en conjunto, las acciones y reacciones se complican un poco…sobre todo porque hay reglas convenidas de por medio.
Intentando facilitar el trabajo y sobre todo demostrando la capacidad y eficiencia para hacer las cosas, la acción está pensada en facilitar tu participación en el grupo y hacerle a los demás, fácil el trabajo contigo, muchas veces la reacción no resulta ser la esperada y las reacciones a la reacción anterior pueden ser variadas nuevamente depende de la persona. Pero cuando después de una acción nuevamente con intención de colaboración y entendimiento en el grupo se repite una y otra vez una reacción NEGATIVA es decir, inconsistente con la acción, algo anda mal…esto insta a que la siguiente reacción a la reacción sea en sentido contrario pero en “igual” intensidad negativa…esto debería de evitarse diría cualquier especialista en Coaching; sin embargo, y aquí va mi duda, cuándo por experiencia sabes que esa persona no va a reaccionar de tal forma que se sienta una colaboración eficiente, armónica en el equipo porque simplemente se ha demostrado poco interés en las actividades del grupo y poca capacidad de escuchar ¿qué hacer?, ¿seguir trabajando a costa de los retrasos e ineficiencias que pueda generar esto en el equipo?
Me queda claro que la estrategia queda totalmente de parte de los que se dan cuenta de lo que pasa, pero sobre todo de los que tienen intenciones de hacer algo para cambiar lo que pasa porque LES INTERESA SEGUIR PARTICIPANDO EN ESA dinámica que no necesariamente es la dinámica relativa al movimiento de los cuerpos que hace mención Newton.
Salud!!!!

Semana Mayor en 3 actos

2011-04-18

Semana mayor 1. ¿Los narcos creen en Dios?

Héctor Aguilar Camín

Según el censo de 2010, 97 de cada cien mexicanos creen en alguna forma de Dios y practican algún credo religioso (87 por ciento católicos). Sólo 3 por ciento nos declaramos ateos.

¿En qué creemos los que no creemos en Dios? En formas sustitutas de la inmortalidad y de Dios, desde luego, formas de distraernos de la muerte.

Digamos el amor, la fama, el dinero, la permanencia en la memoria de otros: todas cosas triviales si se las compara con la idea de Dios, el más allá, la vida eterna, el cielo o el infierno.

Pocos ateos dan el salto implícito en la frase de Iván Karamazov: “Si Dios no existe, todo está permitido”.

Pocos actúan en consecuencia, como el hermano idiota de Iván, Smerdiakov, que mata al padre opresivo, el padre que de alguna manera todos los hermanos quieren ver muerto.

Sólo él se atreve y da el salto, autorizado por el dictum terrible de su hermano: “Si Dios no existe, todo está permitido”.

La frase de Iván Karamazov anuncia el salto moral hacia el nihilismo, esa tierra de nadie inherente a la idea de un mundo sin Dios, aun si es el Dios colérico y olvidadizo de la Biblia.

Es el principio del nihilismo: si no creo en nada trascendente, todo es aquí y ahora. Mi aquí y ahora no tiene rumbo ni rienda. Soy mi propio Dios, mi propia medida, mi propia moral, sin otro referente que yo mismo.

Consecuencia moral y filosófica: sin dioses que observan, ordenan, regulan, confortan y oprimen la conducta humana, no hay reglas, no hay límites, sólo la expansión de la voluntad de cada quien.

El mundo sin Dios en la política, vuelto sólo voluntad de poder, es el de Hitler y Stalin, y el de todos los otros reinos utópicos, sustitutos de la Ciudad Dios en este mundo: el reino milenario nazi, la utopía comunista del Gulag, la obligación de la pobreza de Fidel Castro.

Pero estamos en México. Me pregunto cuántos de los mexicanos que se dedican hoy a matar, decapitar, enterrar a otros en fosas anónimas han dado el salto implícito en la sentencia de Iván Karamazov.

Cuántos de estos asesinos son ateos nihilistas y cuántos creen en Dios. Es decir, cuántos son creyentes a su manera esquizofrénica: creyendo y matando.

Cuántos respetan a su iglesia, creen en el cielo y en el infierno, y saben que han optado por éste.

Nuestros creyentes homicidas son un misterio teológico y moral. Han llevado la frase de Iván Karamazov un paso más allá. Parecen decirnos: “Dios existe, mi amigo, pero todo está permitido”.

2011-04-19

Semana mayor 2. Razón y fe

Dijo Tomás de Aquino: “Considero el principal deber de mi vida para con Dios esforzarme para que mi lengua y todos mis sentidos hablen de él”.

Pocos habrán hablado tanto y tan bien de Dios como Tomás de Aquino. Nadie inventó pruebas más breves y elegantes de su existencia, las famosas “cinco vías”.

La primera de ellas es la del “motor inmóvil”, que puede resumirse como sigue: si todo lo que se mueve es movido por algo, algo hubo inmóvil en el principio del movimiento. Ese algo es Dios.

“Ejemplo”, dice Tomás de Aquino: “Un bastón no mueve nada si no es movido por la mano. Por lo tanto es necesario llegar a aquel primer motor que nadie mueve. En este, todos reconocen a Dios”.

Nominalismo, se dirá: la palabra movimiento llama a la palabra inmóvil. Ninguna de las dos describe lo real, lo codifican sólo en bandos contradictorios: conceptos que se reclaman unos a otros en la lógica binaria del lenguaje, pero no en la realidad.

Lo cierto es que cualquier cabeza honradamente racional tendría que rendirse a la fuerza del argumento del primer motor, resuelto por Tomás de Aquino en 200 palabras. (En cierto modo, la ciencia moderna reconoce la idea de un primer motor en el big bang que dispara el universo).

El centro de la catedral teológica de Tomás de Aquino fue hacer compatible la fe con la razón. Pero la fe genuina no es un asunto racional. No se recibe por la razón, ni se adquiere por la voluntad. Se adquiere, en buena doctrina cristiana, por la gracia.

Hablé muchas veces con un amigo creyente sobre esta paradoja: si la fe verdadera se recibe, no se adquiere, es imposible convertir a nadie. Largarse a predicar por los caminos es ocioso, pues nadie convierte a nadie.

La historia de las iglesias nos dice lo contrario: credos en expansión, evangelizaciones masivas. Pero es una historia de conversiones hechas por la espada, la conquista o la conveniencia. La historia de las iglesias dice poco del fuego de la fe, la fe del carbonero que cree porque sí, por su genuino asombro y temor de su soledad en el mundo.

El ardor de la fe verdadera no es carga fácil de llevar, como muestran las vidas de los santos. La fe de las multitudes es una fe dispareja, por su mayor parte epidérmica. La fe que el mundo puede tolerar sin incendiarse: la fe difusa, distraída, amateur, cuando no supersticiosa o idolátrica.

Esa fe común tiene poco o nada que ver con la fe fulminante, venida del cielo, cuyo mandato no acepta sino la rendición incondicional, a la manera de Paulo de Tarso en el camino de Damasco, o de Tomás de Aquino en su levitación teológica.

2011-04-20

Semana mayor 3. Dos apuestas sobre Dios

Hay una apuesta lógica que prueba la conveniencia de creer en Dios. Es la apuesta de Pascal.

Se propone más o menos de este modo: Dudo de la existencia de Dios, pero la duda es el problema, no la solución. ¿Debo o no creer en Dios? Debo, responde Pascal, porque creer en Dios es la opción segura, donde todo es ganancia y nada pérdida.

¿Por qué? Porque si Dios no existe y no creí en él, gané durante mi vida el consuelo de haber creído, y nada perdí al perder mi apuesta, pues nada habrá más allá, empezando por mi conciencia, que nunca sabrá lo que ha perdido. Pero si Dios existe y creí en él, entonces él premiará mi fe y todo para mí será ganancia en el señor: el consuelo de creer aquí en la tierra y el premio de haber creído allá en el cielo.

Un amigo ya ido, Arturo Cantú, me refirió la contraapuesta del escritor mexicano José Revueltas, ateo de solemnidad y hombre de un humor sin límites que regó en su vida más que en sus libros.

Conté la apuesta de Revueltas en el cuerpo de un relato llamado El camarada Vadillo, que recuerda la historia del único mexicano preso en el Gulag soviético, precisamente Evelio Vadillo, trotskista de Campeche, devorado en Moscú en 1935 por la naciente máquina estalinista, regurgitado y vuelto a México en 1957.

La apuesta atea de Revueltas salva el oportunismo de la de Pascal y es igualmente lógica y ganadora. En una impostación de la voz lúcida y juguetona de Revueltas, puede proponerse de este modo:

Yo apuesto, compañeros, a que el compañero Dios no existe. Y no tengo en esa apuesta, nada que perder y todo que ganar. ¿Por qué? Porque si Dios no existe, no pierdo nada, ni siquiera la desilusión de haber pensado que existía. Pero si Dios existe, habrá de saber, en su infinita y simultánea sabiduría, que ahí abajo, en ese mundo pinche que él concibió, anduvo un pobre diablo llamado José Revueltas que creyó de buena fe, con todas y cada una de sus fibras, que Dios no existía.

Y entonces el compañero Dios, en su infinita misericordia, tendrá que decir, a riesgo de contradecir su esencia infinitamente misericordiosa e infinitamente sabia: “Este Revueltas es un pendejo, pero creyó de buena fe, con toda su alma, que yo no existía. Lo menos que puedo hacer para honrar su fe atea de carbonero es salvarlo”.

Con lo cual Revueltas, el ateo, obtendrá su salvación de la misericordia de Dios, justamente porque apostó con todo su corazón a que Dios no existe.

(El relato completo en Pasado pendiente y otras historias conversadas, Planeta 2010)